Lo cierto que, para nosotros, los taladros Bosch son los que siempre acaban triunfando. De diez, vamos.

Responder